There’s a bluebird in my heart (o un homenaje a Bukowski y al movimiento 15-M)

No sé si tendrá tuétano la piedra
Tampoco si la brújula
Estaba equivocada

Solo sé que perdí la orientación
El cristal de los pasos
Se hizo escombro

No comprendo
Pero lo cierto es que quise besar la roca
Morder el aire
Como el cuero
O la alfombra

Comprobar que había vida
Más allá del trapo de los ceniceros

Quise bañarme en las brasas
Lamer la cresta azul de las tabernas
Gemir en la jaula
Quemar todos los cupones que no tuve
La suerte que inventé
Vomitar
Esa máquina sorda del estómago

Arder en el milagro de la orgía
Abandonar mis uñas de corista
En la bañera

Resolver el enigma
De lo que lleva usted en los bolsillos
Una rueda pinchada
Una castañuela
Las pisadas del sueño

Todos cometimos algún crimen, y qué importa
Quizás haya matado una hormiga alguna vez
O haya incumplido
Tal vez una promesa

Y qué más da
Hoy la pureza es solo un cementerio

Los niños también tienen intestinos
Mendigos somos todos
El caballo salvaje
Salpica de petróleo nuestras piernas
Sin empleo

El muro no separa los errores
Moriremos igual
Los mismos desperfectos, la misma cara triste

Y  revolotearemos
El celestial azul de la mañana

Saldremos de paseo de las celdas
Cantaremos el idioma de los peces

Nos precipitaremos
Mucho más lejos de la podredumbre

Llegaremos manchados
Al borde de la Tierra.

Natalia Ruiz-Poveda Vera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s